Saltar al contenido

Los peligros de masticar hielo y cómo afectan a tus dientes

Los peligros de masticar hielo y cómo afectan a tus dientes

Masticar hielo puede ser uno de esos «placeres culposos», sobre todo cuando llega el verano. Pero al igual que con otros alimentos duros, masticar hielo puede dañar los dientes, provocando fracturas, fisuras, provocando sensibilidad dental y afectando a las encías. Además, las personas que tienen algún tipo de tratamiento dental como carillas, coronas, empastes o retenedores, son más vulnerables al daño dental al masticar hielo.

Compartimos contigo algunas alternativas que puedes usar para evitar este perjudicial hábito.

  • Deja que se derrita en la boca: disfrutarás de una sensación refrescante sin dañar los dientes. También puedes optar directamente por no echar hielo en la bebida, así no caerás en la tentación.
  • Usa hielo picado o granizado en lugar de cubitos de hielo grandes.
  • Si tienes dientes sensibles y masticar hielo te resulta relajante, recomendamos que mastiques chicles sin azúcar en lugar de hielo.
  • Opta por alternativas más saludables: zanahorias crudas, manzanas y otras frutas y verduras crujientes. Además de estimular el flujo de saliva que protegerá tu boca, podrá satisfaccer tu antojo de «crujir».

En cualquier caso, recomendamos visitar a tu dentista de forma regular, para realizar un chequeo dental y asegurar que tus dientes están sanos.

Quizás te interesa: Hábitos que dañan a tus dientes