Saltar al contenido

SI NO HAY AZÚCAR, ¿NO HAY CARIES? – ZAS DENTAL

Son muchos los mitos que hay sobre salud bucodental, en este caso queremos hablarte de la relación del azúcar y la caries. Es cierto que una alimentación con exceso de azúcar favorece la aparición de esta enfermedad, pero no es la única responsable.

¿Sabías que el esmalte de nuestros dientes tiene una dureza sólo superada por el diamante? Y sin embargo, es propenso a una desmineralización causada por los ácidos metabolizados por el azúcar ingerido. Es decir, las bacterias se transforman en un ácido capaz de destruir y provocar las caries.

Llevar una dieta baja en azúcar es saludable para nuestro cuerpo y nuestra boca, pero descuidar la higiene bucodental o no ir nunca al dentista puede derivar a desarrollar caries igualmente debido a la acumulación de placa bacteriana. Además, los refrescos “light” o dietéticos, que no aportan azúcar dañino, son muy ácidos y como explicamos anteriormente, los ácidos son malos para nuestro esmalte.

Factores que favorecen la aparición de la caries

Más factores que pueden favorecer la aparición de las caries son la sequedad en la boca, los empastes desgastados, algunos trastornos alimentarios y la falta de flúor que causa además, debilidad dental y ósea.

En conclusión, no es posible evitar las caries por completo, pero sí se pueden reducir las posibilidades de sufrirlas. Reducir el azúcar en la alimentación ayuda, pero llevar una correcta limpieza bucodental y visitar al dentista con regularidad, también.