Saltar al contenido

ESTE CAFÉ ME SABE AGUACHIRRI

Saborear algo que no sabe a nada o algo horrible no es de agrado, pero mucho peor es perder parte del sentido del gusto.

Este problema no es tan raro, puesto que como bien sabemos vamos perdiéndolo poco a poco según nos hacemos mayores pero perderlo en gran medida es algo muy serio y trae efectos negativos en nuestra salud y calidad de vida.

Se cree que alrededor de un 15% de las personas adultas tienen este tipo de problemas y en muchos casos se llega a reportar a profesionales médicos. Nuestra capacidad para saborear llega desde nuestra boca, garganta y por supuesto nuestras papilas gustativas con el paladar un conjunto general a lo largo de la garganta. Es a partir de los 50 años cuando podemos comenzar a perder más el gusto, por ello debemos cuidar este aspecto en especial a estas edades.

La infección dental, los tumores o la epilepsia podrían afectar a nuestra capacidad de saborear, así como las infecciones en vías respiratorias, oído entre otras.

Para ello sabemos que si se trata de una infección, el tratamiento de esta debería volvernos el gusto a la normalidad, pero para los demás casos solo nos queda una cosa, el cuidado exhaustivo e higiene de nuestra boca, recuerda que una buena salud bucal, es una buena salud en general.