Saltar al contenido

CHUPARSE EL DEDO, FACIL PERO PELIGROSO.

Los niños se chupan el dedo por un hábito generado desde el vientre materno, este hábito perjudica la formación natural de los dientes y debemos deterlo a tiempo.

Este hábito con consecuencias en los niños puede prolongarse hacia los dos años de edad o más tiempo, les brinda confort y seguridad. Uno de cada 8 niños (entre 7 y 11 años) prolonga este hábito. Cabe destacar también que las niñas tienden a prolongar más el hábito de chuparse el dedo más que los niños.

Por todo esto debemos frenarlo a tiempo

Frénalo a tiempo, que no se chupen el dedo.

Los niños que se chupan el dedo suelen sentirse inseguros, sufrir ansiedad o necesidad de confort.

Uno de los consejos pueden ser, premialos por no chuparse el dedo, explicarle las consecuencias o colocar un vendaje como recordatorio para no hacerlo.

En Clínica el Puente zasdental, conocemos los problemas que se pueden ocasionar con esta práctica, consúltenos y le asesorarrmos al detalle para pararlo.