Saltar al contenido

MINERALES Y NUESTRA SALUD DENTAL (I/II)

Nuestra boca también necesita minerales

Como comentábamos en pasadas publicaciones, la alimentación es vital para una buena salud bucodental, y no se trata solo de vitaminas lo que esperamos obtener de nuestros alimentos, si no también minerales. Hoy os comentamos algunos de los más importantes.

Calcio

El calcio es conocido por ser importante en el mantenimiento de los dientes. Es fundamental tanto en los dientes como las mandíbulas, por lo que este es vital para su desarrollo y para su correcto mantenimiento. 
Cuando no se consume en las cantidades adecuadas, el cuerpo lo toma automáticamente de las reservas de los huesos, lo cual puede comprometer su fuerza y su integridad. Para evitarlo y asegurarnos de que los huesos en nuestra boca son tan fuertes como sea posible y nuestra salud bucodental no se ve comprometida, necesitamos incluir en nuestra dieta verduras de hoja verde, brócoli, sardinas, almendras, legumbres, ostras y por supuesto productos lácteos. En caso de que la intolerancia a la lactosa o un bajo consumo de estos productos lleve a dudar de estar tomando la cantidad adecuada de calcio, siempre se puede recurrir a complementos bajo consejo médico. 

Fósforo

Los estudios demuestran que para que el calcio se absorba de manera adecuada para asegurar la salud ósea y por tanto la salud bucodental, necesita consumirse acompañado del mineral fósforo. La mayoría de los productos lácteos incluyen ambos, pero muchos de los suplementos alimenticios no incluyen fósforo. 
Para que los beneficios de los suplementos de calcio sean tales es necesario, por tanto, consumir fósforo. Entre los alimentos en los que podemos encontrarlo en grandes cantidades están la leche, el queso, el yogurt, la carne roja, las judías, las lentejas y los cereales integrales.  

Hierro

El hierro ayuda a mantener los niveles de células rojas en el nivel adecuado, permitiendo al sistema inmunológico trabajar como debe y luchar contra enfermedades e infecciones. Esto quiere decir que sin tener el suficiente hierro en el sistema, luchar contra una enfermedad en las encías y las infecciones bucales puede ser más difícil de lo que debería, y la salud bucodental puede verse afectada. 
Para mantener las defensas en los niveles adecuados se deben tomar alimentas ricos en hierro como huevos, algas, carnes rojas, pan y cereales enriquecidos, además de verduras de hoja verde.

Estar atentos a nuestra siguiente publicación en la cual os hablaremos del potasio, flúor, yodo y zinc.