Saltar al contenido

SALUD BUCAL PARA NIÑOS CON DISCAPACIDADES

Los niños con necesidades especiales son mas propensos a tener mas problemas dentales y bucales y a sufrir una condición crónica debido a ciertas capacidades así como factores locales y ambientales. Esto los convierte en un grupo de alto riesgo que requiere de cuidados dentales a una edad temprana.

Son los niños que padecen alguno de estas condiciones: síndrome de Down, epilepsia, anomalías estructurales, parálisis cerebral, labio leporino, problemas de visión u oído, discapacidad de aprendizaje y desarrollo e infección VIH; los que necesitarán una ayuda extra a la hora de mantener una buena salud bucal.

PACIENCIA, CARIÑO Y CONSTANCIA

En estos casos es muy importante no dejar que la salud bucal quede en un segundo plano ya que de su buen estado depende que no se desarrollen otras enfermedades en el organismo. La educación y orientación a los padres es crucial así como las tempranas visitas a un odontopediatra. La experiencia y ayuda de un especialista será clave a la hora de minimizar y prevenir una dolencia dental o bucal.

Por supuesto cada niño según su discapacidad requiere uno cuidados específicos, pero como consejos comunes para ayudarle a mantener una buena higiene dental podemos encontrar los siguientes:

  • Mantener una dieta variada sin la presencia de azúcares refinados. En la medida de lo posible se deben reducir las chucherías, chocolates, galletas, zumos industriales y otros alimentos cariogénicos.
  • Limpiar su boca antes de que salgan los dientes con ayuda de una gasa o con dedales (cepillos para bebés)
  • Crear hábitos de higiene oral supervisados desde el primer diente de leche hasta que el niño consiga autonomía suficiente para que lo hagan por sí mismos.
  • Usar cepillos interpróximales. Un cepillo pequeño de forma cilíndrica o triangular, que sirve para limpiar las zonas poco accesibles entre diente y diente donde suelen aflorar mejor las bacterias debido a la acumulación de restos de alimentos.
  • Realizar visitas constantes y periódicas al ondontopediatra, al menos cada 6 meses y empezando durante el primer año para someter al niño a una prevención temprana. Se aconseja que sea tratado siempre por el mismo profesional, de este modo se tratará de crear un vínculo de confianza con el niño y se habituará a este tipo de visitas e intervenciones.
  • Como prevención se puede fortalecer el esmalte con el uso de flúor tópico o colocar selladores en dientes susceptibles de tener caries.
  • Valorar el empleo de la ortodoncia para corregir la posición dental. Antes de iniciar dicho proceso se deberá asegurar un estado óptimo de salud bucal.
  • Acudir a un logopeda para estimular los músculos de la cara. Los niños con ciertas discapacidades son más propensos a una respiración bucal por lo que aumenta el riesgo de infecciones orales.

​CONCLUSIONES

Como ya hemos dicho, dependiendo de la discapacidad de cada niño, se optará por unas medidas o por otras. La comprensión, el conocimiento, la paciencia y el amor hacia tu pequeño será vital para desarrollar un óptimo estado de salud bucal que evitará males mayores.

Si necesitas información más específica no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de ayudarte en lo que precises.